Usted está aquí

Vínculo humano-animal: los perros que tienen una familia que habita en las calles

Por: comunicaciones
Publicado el: Julio 2020
En el Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal buscamos resignificar el vínculo humano animal, a través de nuestros programas.

Bogotá, julio de 2020. Desde el Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal IDPYBA, queremos garantizar el bienestar de todos los animales que habitan los diferentes espacios de la ciudad, pero esta semana, especialmente, hacemos un homenaje a una especie que hace miles de años hace parte de nuestras familias: los perros.

No solamente hablamos de las familias que por fortuna tienen un hogar con un techo que le brinde calor a todos los miembros que componen ese círculo afectivo sino de todo aquel que decide acoger un amigo de cuatro patas para resignificar este vínculo humano animal.

A diario vemos cientos de perros que habitan en las calles de la ciudad y muchas veces somos indiferentes ante esta situación que, sin duda, afecta el bienestar de estos seres que también sienten hambre, frío y dolor pero, sobre todo, inmenso agradecimiento cuando alguien decide tomar una acción positiva en favor de ellos.

Son muchas las historias de quienes rescatan y nos cuentan increíbles aventuras de amor, pero también son muchos los casos de animales que tristemente resultan abandonados, habitando las calles y sufriendo las consecuencias de esta dura vida.

El programa “Huellitas de la calle” es la atención dirigida a los ciudadanos habitantes de calle, recicladores de oficio y carreteros con animales de compañía, que tiene la finalidad de resignificar el vínculo que tenemos con los animales no humanos, visibilizando y reconociendo a sus animales de compañía como su única red vincular y familiar en donde son cuidadores el uno del otro.

Los programas ofertados por el IDPYBA, encaminados a mejorar y dignificar las condiciones de ambas vidas en torno al tema de protección animal, se dan a través de  servicios como brigadas médicas, implantación de microchip y desparasitación externa e interna al animal.

Por supuesto también se hace una sensibilización y educación al cuidador en tenencia responsable, en donde se priorizan temas de esterilización, alimentación adecuada, formas de crueldad animal, ley 1774 de 2016 y, especialmente, canales de denuncia para que se conviertan en veedores en el territorio donde permanecen, apoyando y denunciando casos de maltrato animal observados y conocidos por ellos.

Sin duda son unos aliados increíbles, pues son quienes transitan día y noche las calles de la ciudad, presenciando todo tipo de acciones, muchos en compañía de sus fieles amigos de cuatro patas, lo que los hace sensibles y protectores de la fauna del Distrito Capital.

En estos recorridos y jornadas hemos encontrado las más hermosas y conmovedoras historias de amor. Con solo verlos a los ojos, podemos ver reflejado que el cuidado y la protección para los animales no depende de los recursos económicos sino de la buena voluntad, la compasión y zoolidaridad por los demás.

Galería de imágenes de la noticia: