Usted está aquí

Tirantas y el ángel de la guarda

Por: comunicaciones
Publicado el: Noviembre 2021
Gracias al reporte de funcionarios de la Alcaldía Local de Fontibón, Tirantas fue atendido por nuestro equipo de Urgencias Veterinarias por una lesión en su pata delantera izquierda. Su recuperación ha sido exitosa y se espera que pronto pueda ingresar al programa de adopciones.

Bogotá, D.C. noviembre de 2021. Hace poco más de dos meses, en inmediaciones de la Alcaldía Local de Fontibón yacía Tirantas, un perrito mestizo de unos ocho años de edad. Su dificultad para movilizarse se notaba a leguas y se veía muy vulnerable. Era domingo 29 de agosto, día de descanso. Pero como los ángeles también velan por los animales, casualmente ese día algunos funcionarios estaban trabajando en la entidad.

Al percatarse de él, los empleados alertaron a nuestro equipo de Urgencias Veterinarias para que pudiera asistirlo; en el entretanto, lo acogieron dentro de las instalaciones y le brindaron agua y comida.   

Cuando los veterinarios llegaron al lugar y lo vieron pudieron evidenciar no solo su baja condición corporal, sino que presumiblemente tenía fracturada su pata delantera izquierda, así como una aguda inflamación en su pata trasera derecha, lo que limitaba la flexión de sus articulaciones. Era imperioso su traslado a una clínica operadora para ratificar ese diagnóstico.

Una vez en el centro médico, Tirantas fue sometido a radiografías y exámenes de posibles enfermedades virales. Por fortuna, de estos últimos el resultado fue negativo, pero las imágenes diagnósticas confirmaron una fractura metatarsiana que requería una cirugía.  

Como es regular, se le practicaron unas pruebas de laboratorio pre quirúrgicas para evaluar la viabilidad de la operación, y tras determinar que era posible hacerla, este criollito entró al quirófano. Según el ortopedista, era necesario adaptar una placa metálica para fijar sus huesos fracturados y así salvaguardar su bienestar.

La operación fue exitosa y dio paso al inicio de un tratamiento con fármacos y sesiones de limpieza y vendaje para proteger la herida y facilitar el proceso de cicatrización. Una vez se logró su recuperación inicial, Tirantas fue trasladado a nuestra Unidad de Cuidado Animal, donde permanece en rehabilitación física. Durante este proceso, ha sido vacunado y desparasitado, y cuenta, además, con un plan nutricional especial para mejorar su condición. 

Aunque su recuperación tomará tiempo y paciencia —entre seis y ocho meses, conforme determinan los especialistas—, la forma como este geronte ha respondido al tratamiento es muy promisoria. Por ello, esperamos que más pronto que tarde pueda ser dado de alta e ingrese a nuestro programa de adopciones para que él mismo se convierta en el ángel de la guarda de una familia que lo colme de amor.

 

 

Galería de imágenes de la noticia: