Usted está aquí

Más de 200 urgencias con animales de la calle han sido atendidas durante el aislamiento preventivo obligatorio en Bogotá

Por: comunicaciones
Publicado el: Mayo 2020
Desde que inició el aislamiento y con corte a 11 de mayo, El Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal –IDPYBA ha atendido 220 perros y gatos de la calle en urgencias veterinarias reportadas a través de la Línea 123. Las localidades con más atenciones de urgencias veterinarias con animales de calle durante el aislamiento han sido Ciudad Bolívar, Usme y Kennedy.

Bogotá, 12 de mayo de 2020. El Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal -IDPYBA, a través de su equipo de urgencias veterinarias, ha atendido 220 perros y gatos en condición de calle que se han encontrado en grave estado de salud o en alto riesgo de muerte en diferentes partes de la ciudad durante lo corrido del aislamiento preventivo obligatorio y con corte al 11 de mayo.

Estos casos han sido reportados por ciudadanos a través de la Línea 123 y los animales son asistidos en el sitio por médicos veterinarios que luego los trasladan a clínicas operadoras del IDPYBA para completar el diagnóstico y el tratamiento que aplique en cada uno.

En un solo día, el equipo de urgencias veterinarias del IDPYBA puede llegar a hacer hasta 10 atenciones por situaciones como atropellamientos, envenenamientos, animales heridos por golpes, caídas o por armas blancas, postrados en vía pública por enfermedades degenerativas o infecciosas, entre otras.

Las localidades con más atenciones de urgencias veterinarias con animales de la calle durante el aislamiento han sido Ciudad Bolívar, Usme y Kennedy. En lo que va corrido del año, la mayor cantidad de reportes se han dado en Engativá, Ciudad Bolívar, San Cristóbal y Usme.

Cuando se reporta un caso a la Línea 123, este se enlaza con el IDPYBA para confirmar la urgencia vital, luego se clasifica y se solicita la intervención del equipo médico veterinario.

“Durante esta contingencia por COVID-19 hemos estado brindando atención permanente a estas urgencias veterinarias en la ciudad. Agradecemos a los ciudadanos por aplicar el principio de solidaridad social y ayudarnos a salvar vidas de animales que no tienen hogar ni cuidador responsable. Además, los invitamos a hacer un uso racional de la Línea 123 para evitar incurrir en atenciones no procedentes y así poder dar trámite a las situaciones realmente urgentes,” señala Nelson Gómez, médico veterinario y director del IDPYBA.

Dentro de las llamadas realizadas a la Línea 123 se ha logrado identificar una disminución aproximada del 38% en los reportes de siniestros viales con animales, gracias a la restricción a la circulación de vehículos en la ciudad; sin embargo, los perros siguen siendo los más involucrados en esos casos y la mayor casuística durante el aislamiento obligatorio ha sido de tipo ortopédico (fracturas de cadera, mandibulares o de miembros posteriores, luxaciones o fisuras en algún hueso), seguida por enfermedades infecciosas como Parvovirosis, neumonías o bronquitis. Otras casuísticas comunes son los tumores venéreos transmisibles (enfermedad venérea) y la atención de partos en vía pública.

Por otra parte, durante esta contingencia por el COVID–19 también se ha identificado un aumento en los reportes de ciudadanos por casos de animales gerontes, quienes suelen presentar enfermedades crónicas, como las degenerativas articulares. Los ciudadanos logran identificar más estas situaciones por estos días, ya que pasan más tiempo en sus viviendas y pueden prestar mayor atención a los animales sin cuidador responsable que habitan en sus barrios.

Los animales de la calle atendidos por urgencias veterinarias ingresan después a un proceso de rehabilitación física, emocional y comportamental en la Unidad de Cuidado Animal del IDPYBA. Superada esta etapa, están listos para encontrar un hogar a través del programa de adopciones.

Galería de imágenes de la noticia: